Varry Brava está en Madrid presentando su nuevo disco y no podíamos perder la ocasión de entrevistar al grupo murciano. Óscar y Aarón nos esperan en una cafetería de la capital, cañita en mano, para charlar sobre Furor.

ANDREA: ¡Hola chicos! En primer lugar quería daros la enhorabuena por vuestro disco, está siendo todo un éxito y no es para menos. Gracias también por sacar un ratito para estar con nosotros, vamos con la entrevista:

Supongo que será la pregunta más repetida, pero… ¿por qué Furor? ¿De dónde salió la idea de llamar Furor al disco? 

ÓSCAR: Teníamos varios nombres en mente, queríamos buscar alguna palabra que resumiera la sensación que habíamos tenido nosotros en la composición y grabación del disco, y un día Aarón escuchó en la radio, una emisora latina que decía “Bienvenidos esta noche de sábado, furor en la discoteca…”.

AARÓN: Fue la pasión que teníamos nosotros en el estudio y la de aquel hombre en la radio que nos unió.

Este disco llega justo un año después del anterior, realmente habéis tenido muy poco tiempo para componer entre la gira anterior y demás… ¿Cómo lo habéis hecho? 

A: Hemos tenido demasiado tiempo. Un disco se hace en dos o tres meses. La gente debería sacar tres discos al año.

O: Cuando decidimos hacer el disco teníamos como treinta ideas o así del disco anterior, de Safari. Quedamos con Raúl de Lara, el productor del disco, le enseñamos las treinta canciones y solo le gustaban cuatro, a partir de ese momento es cuando empezaba Furor. La mitad del disco ha sido compuesto de esa manera y la otra mitad, en el mismo proceso de grabación. Aarón y yo pasamos 24 horas juntos componiendo, eso ha hecho que cada canción sea como un momento, una cápsula del tiempo. Me parece súper bonito porque cada vez que pienso en una de las canciones de Furor me acuerdo de momentos muy concretos, no es una canción que se alarga en el tiempo y se pierde en esencia y eso se nota desde la primera escucha.

¿Cómo calificaríais este nuevo disco? ¿Qué le diferencia respecto a los anteriores? 

ÓSCAR: En el disco anterior dedicamos mucho tiempo a componer, a maquetar… En este disco ha sido todo muy espontáneo, muy vivo, muy impulsivo. En cuanto a sonido, la diferencia es que en los anteriores trabajamos con un productor y ahora con otro que además, es el productor de nuestro primer disco. Eso ha hecho que todo tenga una esencia distinta, es como reencontrarte con tu novia después de seis o siete años y compartir todas esas cosas que has aprendido por el camino.

¿Cuál es el tema con el que os habéis sentido más cómodos componiendo, grabando, luego a posteriori tocando…? 

ÓSCAR Y AARÓN: Realmente cada tema es diferente, pero estamos muy orgullosos de todos… No podríamos decir solo uno.

Quizás Nada Personal sea el tema “más Varry Brava”, el que mantiene más la esencia del grupo, ¿no? 

ÓSCAR: Es una canción que tiene muchas cosas de Varry. Cuenta una historia entre dos personas que sucede en una noche, que va como muy rápido. Es como una película, un corto que pasa en cuatro minutos. Nosotros siempre nos hemos acostumbrado a hacer este tipo de canciones y nos pareció un tema que podía identificar mucho a la banda a la hora de sacarla con un clip.

Como bien dices, la canción trata sobre una historia entre dos personas, pero dos personas sin género y además, el videoclip muestra el cambio de una chica a chico… ¿Por qué? Creo que, en sí, el mundo del arte ya ha desbancado el prototipo chico/chica, pero me da la sensación de que en la música todavía cuesta romper estereotipos y éste podría ser el paso para acabar con ello… 

A: Nosotros desde el principio hemos utilizado los géneros en la canción según nos rimaba y según nos apetecía. Los grandes como Tino Casal, Miguel Bosé o Bowie siempre han conseguido transmitir de esa manera. No es subirse al carro de la defensa del transgénero en el momento en el que todo el mundo lo hace, sino que es algo que siempre lo hemos hecho de manera natural y que no hacemos por defender ni por reivindicar nada. A veces cuentas una historia que puede ser femenina o masculina, lo que sea, y dejarte llevar en esas cosas es parte también de la composición.

O: No solo en esta canción, fíjate en la letra de ‘Las Noches Fugaces’…“en las noches fugaces soy tan dramática…” (canta). Mecano lo hacía y nosotros somos muy fans de Mecano. Esto pasaba porque Nacho y José María Cano componían en masculino y Ana Torroja lo seguía cantando en masculino, incluso se comentaba que Ana Torroja era lesbiana porque sonaba raro que una chica cantase en género masculino. Nos parece un juego divertido.

Además, Oscar, en dos de los videoclips que habéis sacado, Nada Personal y El Sitio Perfecto, apareces con los labios pintados de rojo. ¿Hay algún mensaje detrás? ¿Es pura estética? 

O: No sabes el chasco que se llevaron muchos de nuestros seguidores de nuestro primer disco cuando descubrieron que no éramos gays… porque todo el mundo lo pensaba, pero a nosotros eso nos ha dado un poco igual (…) No reivindicamos nada, es natural.

A: Llevo las uñas pintadas, mallas… pero no reivindicamos nada.

O: En el primer disco de Varry Brava nombramos a Coco Chanel. Ella vestía con ropa masculina… Nos gusta esa figura. Nos gusta travestirnos. Nos gustan los chicos, las chicas, los maniquíes… (risas)

Yo personalmente, yendo más allá, incluso llegué a pensar que era un guiño de apoyo a la mujer… Unido a esto, me gustaría saber vuestra opinión sobre el hecho de que en los carteles de los festivales la presencia de mujeres sea mínima, por no decir que en muchos es prácticamente inexistente… ¿Cómo puede ser esto posible? 

ÓSCAR: Seguimos viviendo en un país muy machista donde el género masculino impera y manda sobre el femenino. Nosotros nos declaramos profundamente feministas. En alguna ocasión nos ha llegado por redes sociales cosas como que hablamos de la mujer en la fiesta, “cuando te vi venir, no tuve que pensar, lo tuve claro…”, “la otra noche estuve con Sonia y Selena”… Ni mucho menos, quien piensa eso de nosotros es porque no nos conoce, no nos ha visto en directo, no ha leído ni una entrevista y no tiene ni idea de quiénes somos. Quien no nos pone una canción en la radio por eso, es porque no nos conoce. Hay gente a la que no le gustamos por eso, pero creo que no tiene nada que ver con nosotros.

Siguiendo con las canciones de Furor… Me llama mucho la atención La Ruta del Amor, ya sea por el sonido mucho más discotequero o porque he oído que podría ser algo así como un tributo a Chimo Bayo y la Ruta del Bakalao… Contadme un poco más.

AARÓN: Es un homenaje a todo el mito de la Ruta del Bakalao que en nuestra infancia nuestras abuelas no nos dejaban escuchar ni ver. Era una especie de mito muy raro sobre lo que era la música máquina, y la Ruta del Bakalao algo muy prohibido cuando éramos pequeños. Pasado un tiempo conocimos a un montón de gente, entre ellos nuestro roadmanager, que nos ponía esa música y nos hablaba de esa época; entonces descubrimos que todo aquella “cosa oculta” y súper mala de repente era un sitio que culturalmente y musicalmente era súper importante, que desfasó y acabó en drogas, muertes y cosas… pero bueno, era intentar unir esa parte del mito de cuando éramos críos con la parte cultural de verdad, reivindicable y chula de esa época, que hubo un montón de gente que lo paso bien e hizo cosa muy bonicas. Un pequeño homenaje a todo eso.

Entonces, por lo que me cuentas, en Varry Brava ha tenido una gran influencia la Ruta del Bakalao… 

AARÓN: Sí, claro, por supuesto.

Empezasteis la gira Furor en el festival SanSan y desde entonces ya no habéis parado. ¿Cuál es la sensación que tenéis hasta ahora? 

ÓSCAR: La sensación es muy buena, sobre todo en salas, que es donde podemos testear qué es lo que a nuestros fans más cercanos les parece el disco. En las salas nos permitimos hacer cosas bonitas que no podemos hacer en los festivales.

Anunciasteis el sold out para el concierto de este sábado 14 de abril en Madrid. ¿Esperabáis tener esta acogida con Furor? Para los que vamos al concierto… ¿Qué nos tenéis preparado? 

ÓSCAR: ¡Sorpresa! Lo único que podemos adelantar es que vamos a estrenar parte de la escenografía que se va a desarrollar a lo largo del verano.

Por último, ¿cómo os calificaríais como grupo y en qué punto diríais que os encontráis ahora mismo? 

A: Somos una pandilla de amigos del colegio, ahora mismo tenemos 16 años.

O: Nunca hubiésemos pensado que estaríamos aquí haciendo entrevistas o llenando salas con 800 personas… ¡ni de broma! Estamos muy sorprendidos. Estamos en un momento en el que nos sentimos muy cómodos, en un punto en el que solo pensamos en lo mejor para nuestro público, para nosotros, en lo que nos apetece a todos como conjunto.

¡Muchas gracias, chicos! Nos vemos este sábado en la sala Joy Eslava.

 

Entrevista por Andrea Azcona para El Mundo de Tulsa