Entrevista al cantautor e intérprete Isidro Aublin por M.M.O para EMDT

La formación madrileña Aublin, liderada por el cantautor e intérprete Isidro Aublin, publicaba en noviembre del pasado año el disco ‘Educando a Nipper‘ (autoeditado, 2017). 12 canciones de versos dramáticos e irónicos, y melodías sinceras y contundentes, donde el conjunto se muestra influenciado por artistas como Lou Reed, David Bowie o Tom Waits.

Nuevo disco de Aublin, donde se funden los textos intimistas, la esencia del pop rock y los rasgos más significativos de otros géneros musicales, ‘Educando a Nipper’ llega siete años después del LP ‘Aublin’ de 2010. Siete años durante los cuales Isidro Aublin ha realizado una profunda labor de búsqueda y absorción a lo largo y ancho del continente europeo, para componer su trabajo más completo, más maduro y más elaborado. DESCARGAR DISCO

– ‘Educando a Nipper’ llega siete años después de la publicación del primer LP, ¿qué ha cambiado en la vida profesional de Isidro Aublin en estos siete años?

Básicamente ha cambiado una cosa, y es que a día de hoy tengo muy clara la dirección hacia la que ha de dirigirse mi arte. Cuando uno desarrolla una actividad en el tiempo, normalmente desarrolla a su vez una cierta sabiduría en relación a dicha actividad. Siempre fui muy independiente en mis planteamientos, pero reconozco que hace años sí hubiera estado dispuesto a tomar un camino más tradicional. En general, lo que en aquellos tiempos era tradicional, ya no lo es, por cierto. Es decir, hubiera aceptado entrar en una discográfica si alguien me lo hubiese ofrecido en algún momento, así como hubiera aceptado todo lo que ello conlleva: contratos, promociones y giras dirigidas por una empresa ajena a mi persona. Esto ya no es así. Mi misión fundamental es proteger mi música con uñas y dientes, hacer siempre lo que me pide mi artista interno y no ceder ni un ápice de terreno. Tengo la convicción profunda, y es todo un axioma, de que el arte verdadero está absolutamente fuera del juego comercial.

– ¿Cómo ha cambiado tu sonido y tu manera de entender el mundo de la música en estos años?

Mi sonido se ha redondeado, por utilizar una expresión sencilla. Mi anterior LP, ‘Aublin’ ( 2010), producido por Paco Loco, es un ejercicio completamente distinto a ‘Educando a Nipper’ (2017), mi último trabajo. En aquel disco todo es arte por el arte, y ole mis cojones. Quiero decir, que todo se hizo sin incluir al público en la ecuación, lo cual me encantó hacer, que quede claro. Paco es una de las personas que más han influido en mi vida y así lo asevero. Pero eran otros tiempos, y sobre todo yo buscaba realizarme como artista en el sentido más profundo de la palabra. A día de hoy, como decía, sí incluyo al receptor en mi planteamiento musical, tanto en las composiciones como en las grabaciones y mezclas. Esto no quiere decir que yo quiera vender muchos discos y ser muy famoso, sino simplemente que sí tengo en cuenta las características que definen lo que llamamos el oído medio. O sea, trato de buscar melodías y estructuras más efectivas, que no efectistas, así como un sonido más convencional para construir un vehículo que resulte más familiar a ese oído medio y que transporte mejor mis textos, los cuales no han cambiado en absoluto. Por tanto, mi sonido ha cambiado, pero mi esencia no.

Para explicarte en qué ha cambiado mi manera de entender el mundo de la música, te obsequiaré con una pequeña perorata: el arte verdadero no se vende. Y si lo hace, es después de ser y no antes. El arte verdadero tan solo nace en libertad y en ausencia de cualesquiera otros condicionantes externos. El arte verdadero nace cuando hay sentimiento de dolor existencial, pero bien canalizado a través de la iluminación espiritual. Nace como una expresión pura y cristalina de lo que uno lleva dentro. No nace, por tanto, para complacer a nadie. Y si lo hace, es que no es arte, sino su espejismo.

– Tu tercer disco destaca por un rock ecléctico, ¿cómo han llegado a ti influencias tan diferentes como el jazz, el folk o la chanson?

Me alegra que describas mi música como ecléctica, ya que esa es la base de todo mi planteamiento. Siempre he huido de dogmas, tanto en lo musical como en la vida. Hablo de sistemas de pensamiento, claro. Partiendo de este punto, tener influencias de los géneros que mencionas no es más que el paso lógico de lo uno a lo otro. El jazz, el folk y la canción francesa son géneros maravillosos que tienen características que me seducen. Por nombrar unas cuantas, haciendo un tótum revolútum, te diré: raíz, polirritmia, sentimiento, movimiento, profundidad, llanto, cultura, etcétera. Lo cierto es que soy un melómano sin remedio, mucho antes que músico, lo cual ni siquiera soy tanto, y así podrás sorprenderme escuchando a Miles, a Zappa, a Mari Trini o a Taburete.

– ¿Qué ha aportado la labor realizada por Fernando Girón en el álbum?

Fernando Girón es mi hermano de armas. Ha estado presente desde el principio de los tiempos y ha ejercido una influencia muy directa en mi proceso de aprendizaje dentro del estudio. Fer, al contrario que yo, sí es músico de pies a cabeza. Yo me considero, más bien, autor, poeta y cantante. Además, tiene un currículum extraordinariamente nutrido. En lo tocante a ‘Educando a Nipper’, donde ha desempeñado la labor tanto de productor adjunto como de guitarrista, su aportación es enorme. Desde el punto de vista de la producción, su granito, granazo de arena ha consistido en hacerme siempre las preguntas oportunas para ponerme más cerca de la solución. Como guitarrista, hablando en plata, tengo la opinión de que se ha superado a sí mismo. En este sentido es el mejor disco que le conozco.

– ¿Qué te llevó a trabajar en el disco con César Pop y Dani Alcover?

En un sentido físico, lo que me llevó a trabajar con César fue el hecho de que precisamente Fer Girón y él eran vecinos, y ya habían hecho alguna colaboración previa: en el propio disco de Fernando, el cual vio la luz un poco antes que el mío. En un sentido espiritual, lo que me llevó a trabajar con César fue sencillamente escucharlo. Sin más. César es uno de esos músicos que están tocados por una varita, y no hay muchos. César te toca un piano de cola, un acordeón, una guitarra acústica o te mete unos coros, y todo lo hace como Dios.

Lo de Dani Alcover es algo parecido. Una vez más, Fer Girón había empezado a mezclar su disco con él y me dijo que estaba muy contento con el resultado. A partir de ahí, y teniendo en cuenta que yo valoraba muy positivamente algunos de los trabajos realizados por Dani (con Héroes del Silencio, con Lichis, con Depedro, con Bebe, con Los Coronas, etcétera), todo se redujo a sumar dos más dos. Estoy encantado con la labor de Dani en ‘Educando a Nipper’, disco que no solo ha mezclado, sino también masterizado. Dani es no ya un diez, sino un once.

– ¿Por qué elegiste el videoclip de ‘Trescientas veces fácil’ como carta de presentación del disco?

Honestamente, porque es el tema más directo del disco, tanto por sus características de composición y textuales como por su duración. El estribillo es extremadamente fácil de aprender e imposible de olvidar. Uno ya va poniendo en práctica una serie de trucos, pero no comerciales, sino artísticos. El tema en cuestión es una provocación, que para cada cual funciona de una manera distinta, lo cual era lo buscado y lo conseguido.

– ¿Qué idea quisiste que confiriera la realizadora Silvia Navarro al vídeo?

La idea original del vídeo es muy sencilla y muy directa, al igual que el tema en sí. No trato más que de plasmar la letra de la canción verso a verso. Un hombre se despierta tras una noche en la que ha disfrutado enormemente de su pareja, en un sentido sexual, y al hacerlo se da cuenta de que esta no está en la cama. Empieza a buscarla por toda la casa, y al final la encuentra y sonríe aliviado tras haber experimentado momentáneamente el desasosiego de haberla perdido (significando esa pérdida la pérdida de actividad sexual dentro de la pareja; o sea, el abismo de la rutina sin sexo). La idea que subyace es la de que una pareja necesita tener buen sexo y frecuente para existir en su máxima expresión. Todo esto es lo que transmití a Silvia, la cual tiene una mirada especial para plasmar las ideas en imágenes. Es un gusto trabajar con ella. Nos conocemos desde hace años y nos entendemos sin hablar.

– ¿Qué ha imprimido el arte de Silvia Navarro al álbum?

Silvia, además de realizadora, es diseñadora. Quise contar con su ayuda, en este sentido, porque tiene muchas tablas. Aunque lo cierto es que no había mucho que diseñar, en cualquier caso, pero sí que organizar. Quiero decir que la portada, por ejemplo, ya estaba hecha. Es un dibujo realizado por mi hijo cuando tenía tres años. Sin tratar de ser madre de la Pantoja, sí he de decir, sin embargo, que es una obra con una entidad y un valor artístico innegables. Aún me sorprende enormemente que mi hijo hiciese aquello siendo tan pequeño. Volviendo a Silvia, su tarea consistió sobre todo en concebir el paquete final partiendo de ese dibujo. Dicho paquete solo puede ser disfrutado en la versión física del CD. Es una pena que haya, en definitiva, muy pocas personas que vayan a tener la ocasión de hacerlo, ya que Silvia ha hecho un magnífico trabajo.

– ¿Qué otros proyectos tienes actualmente entre manos?

Por un lado sigo trabajando en la difusión (más que promoción) de ‘Educando a Nipper’ a través de los medios de los que dispongo (redes sociales, web, etc.). Por el otro estoy escribiendo nueva música, la cual iré lanzando progresivamente. De forma alternativa, además, quiero hacer algún directo de cuando en cuando para no perder la forma, aunque es verdad que no estoy tan motivado como antaño con este asunto… pero de eso ya hablaremos en otra entrevista (risas). Más allá de Aublin, también colaboro permanentemente con Fernando Girón en todo lo derivado del lanzamiento de su primer trabajo en solitario (‘The Übermessenger’, 2017), en el que he tenido el placer inconmensurable de poner voz a dos de las canciones que lo componen.

Contratación
isidroaublin@gmail.com

SPOTIFY