En el entramado de sonidos que conforman la música independiente, existen artistas que brillan con luz propia y se desmarcan de lo convencional. Jorge Roy, oriundo de Zaragoza, es un claro ejemplo de ello. Con una carrera que ha evolucionado desde sus primeros acordes en bandas hasta su consolidación como solista, su reciente EP «Liberación» es la última joya de un repertorio cargado de emoción y sinceridad. Y hoy, nos sentamos con él para adentrarnos en su mundo y descubrir las inspiraciones detrás de su música. Acompáñanos en esta conversación con Jorge Roy.

1. ¡Hola Jorge! Cuéntanos, ¿qué significado tiene para ti el título «Liberación» en el contexto de tu nuevo EP?

En primer lugar, me gustaría agradecer al equipo de “El Mundo de Tulsa” la oportunidad de hablar de mi proyecto y el interés que habéis mostrado por el mismo. Resulta muy gratificante que la gente y los amantes de la música muestren cariño e interés por el trabajo que uno realiza con tanta ilusión y pasión.

Respecto a tu pregunta, antes de nada, me gustaría comentar que soy una persona apasionada por los discos conceptuales. Encuentro fascinante cómo es posible contar una historia a través de canciones ya sean autobiográficas o fantásticas. Es por ello que he procurado que mis dos álbumes sigan esa línea y, en el caso de mi última publicación, en cuanto lo concreté, tuve clarísimo el título que quería darle.

Con “Liberación” quería romper con la monocromía que presentaba mi disco anterior, “Amor”, en el que a través de vivencias personales, en primera y tercera persona, quería transmitir mi visión de la relación entre la razón y el corazón en el ámbito del amor y el desamor, como si de una serie de fotografías se tratara. “Liberación” lo que pretende es dejar atrás el lastre de la culpa, las amargas sensaciones que nos traen las infinitas posibilidades que pudieron ser y ni fueron ni serán. Busca hacernos conscientes de lo que le rodea, ayudándonos a ponernos en pie cuando caemos y a romper las cadenas que nos impiden disfrutar de nuestra realidad.

2. La música suele ser una forma de expresión personal. ¿En qué medida crees que «Liberación» refleja tu propia experiencia y emociones?

En realidad, no puedo evitar reflejar mi propia experiencia en todo lo que hago. Fluye de forma natural y no concibo la creación sin que presente matices autobiográficos.

“Liberación” fue surgiendo a raíz de un punto de inflexión en mi vida que abrió las puertas a una nueva forma de afrontar las adversidades. Comencé a escribir letras más luminosas, que invitan al optimismo acompañándolas de arreglos musicales más vivos, contundentes y emocionales.

Por lo tanto es, en efecto, un reflejo total de mi propia experiencia y emociones.

3. Cada canción en un EP suele tener su propia historia. ¿Podrías compartir con nosotros el trasfondo detrás de una de las canciones destacadas en «Liberación»?

En realidad, considero que cada una de las canciones de “Liberación” cuentan una historia que merece la pena destacar por el diferente arco que presenta cada uno.

No obstante, podemos hablar del tema que da título al EP y que podría considerarse como el resumen del concepto de este. “Liberación” es un tema en el que me levanto, doy un paso al frente y abandono un estado de profunda autoindulgencia.

Por supuesto, es algo que no he podido hacer solo, y es por ello que he querido dedicar las partes importantes del tema a todas las personas maravillosas que me han acompañado en este duro y doloroso proceso como muestra de eterno agradecimiento. Es una canción dirigida a todas esas personas que ponen luz en nuestras vidas en los momentos más oscuros y que, en lugar de dejarnos caer, nos tienden la mano porque ven más allá de lo que a simple vista se muestra.

De hecho, este concepto, pero centrándose en el tipo de individuos que desaparecen cuando las cosas se ponen difíciles es lo que trata el sencillo promocional del EP “Arena, Cal y Sal”.

4. ¿Cuáles fueron algunas de las influencias musicales o artísticas que inspiraron la creación de este EP?

Musicalmente considero que me influencia principalmente lo que estoy escuchando en los momentos que estoy componiendo. No obstante, procuro darle siempre mi propia visión. De vez en cuando me pregunto: “si yo hubiera tenido el privilegio de componer tal o cual canción, ¿cómo la hubiera hecho sonar?”, y esto me ayuda a encontrar y desarrollar nuevos sonidos y recursos que incorporar a mi estilo personal.

Concretando, yo creo que la gente que escuche este EP podría llegar a encontrar matices que les recuerden, sin ningún tipo de pretensión y con todo mi respeto, por supuesto, a artistas como Vetusta Morla, Paolo Nutini, Triana, Strokes, Xoel López, Liam Gallagher, Michael Kiwanuka, John Lennon, Iván Ferreiro, Nacho Vegas y, por supuesto, Enrique Bunbury, quien podría considerarse mi referente musical por excelencia. Son los artistas que más estuve escuchando durante el desarrollo de “Liberación”.

5. La colaboración en la música puede ser muy enriquecedora. ¿Trabajaste con otros artistas o productores en «Liberación»? ¿Cómo influyeron en el resultado final?

Desde luego que las colaboraciones pueden llegar a ser muy enriquecedoras. He participado como guitarrista en numerosos proyectos grupales y trabajado con gente muy talentosa, mucho más que un servidor.

Sin embargo, decidí empezar mi proyecto solista para explorar una nueva forma de hacer música, afrontando el reto de conocer lo que puedo ofrecer como individuo; y he de decir que está siendo algo muy gratificante y enriquecedor ya que me tengo que poner en el lugar de todos los instrumentos y de productor. Estoy aprendiendo mucho y considero que es la etapa en la que más estoy desarrollándome y creciendo como artista a la hora de componer.

No obstante, soy consciente de que si quería dar un sonido profesional a mis trabajos debía trabajar con gente experimentada en la música, profesional y seria, principalmente en la producción. Para ello, he tenido el inmenso placer de trabajar con David Marco y Kike Cruz, de Luna Nueva Estudio, en la producción de todos mis temas hasta el día de hoy. Yo llegaba al estudio con mis temas mal mezclados en proyectos caóticos y unas ideas muy concretas de cómo quería que sonara y ellos no solo lo hacían posible, si no que los elevaban a otro nivel que no podía ni imaginar. Además, son gente que se implica a fondo y muy profesionales de los que he aprendido mucho. Les estoy muy agradecido por el mimo y cuidado que han puesto en cada una de mis canciones.

Por otra parte, a día de hoy cuento con unos compañeros de banda fabulosos con los que disfruto deconstruyendo e imaginando de nuevo algunos de los temas para llevarlos al directo. También les estoy muy agradecido a estos buenos amigos por el cariño con el que interpretan las canciones.

6. El proceso creativo varía para cada artista. ¿Puedes hablarnos sobre cómo desarrollaste las canciones y seleccionaste su orden en el EP?

En un principio no tenía previsto que “Liberación” fuera un EP ni que se titularía así. Tenía suficientes canciones escritas como para publicar un segundo LP, pero revisando el material encontré que estas cinco canciones que componen “Liberación” guardaban una relación especial entre ellas, por lo que me decidí a probar este formato del EP que también consideré que se adecuaba más a la nueva cultura de la inmediatez que se está implantando en la sociedad. No obstante, estoy convencido de que mi próximo trabajo será un álbum.

Respecto al orden de los temas, “Mis últimos años” tiene, para mí, un claro carácter introductorio: es la declaración de intenciones tras “romper las cadenas y abandonar la jaula”. El resto de los temas van avanzando en la temática: tras liberarse de las cadenas, en “Arena, cal y sal” se deja atrás el lastre y lo dañino a través de un viaje nostálgico; en “Realidades potenciales” se abren las puertas de nuevo a la ilusión siendo consciente, esta vez, de los riesgos y de lo absurdo que resultaría escuchar al miedo, lo que daría lugar a infinitas realidades que se quedarían en nada más que eso, en potenciales. A continuación, el tema que da título al EP, “Liberación”, en el que se agradece y aprecia todo el apoyo y esfuerzo de la gente bonita y buena que hay en nuestras vidas. Finalmente, “El momento”, con un carácter conclusivo, aunque musicalmente tiene un final abierto con el que pretendo invitar al oyente a seguir ahora que ha llegado su “momento” y ya es “libre”.

7. La música es capaz de transmitir emociones de manera poderosa. ¿Qué emociones esperas que los oyentes experimenten al escuchar «Liberación»?

Lo que espero conseguir con “Liberación” es confortar al oyente, dar pie al optimismo, poner luz y ayudar a encontrar el punto de partida hacia una nueva actitud que procure una forma más sana de afrontar las adversidades y apreciar lo que le rodea. En resumen, lo que he trabajado a modo de “autoterapia” que pueda servir también a quien lo escuche.

8. A medida que creces como artista, tu estilo musical puede evolucionar. ¿Notamos algún cambio o experimentación en tu sonido en este nuevo trabajo?

La esencia del estilo que llevo desarrollando en los últimos años desde que emprendí mi proyecto solista considero que permanece en este trabajo. No obstante, he querido experimentar un poco incorporando sonidos más alejados del rock o pop tradicionales en algunos de los temas como son “Arena, cal y sal”, en el que se puede encontrar una sección aflamencada fusionada con rock, o “Realidades potenciales”, con inspiración de bossa nova. Siempre tratando estos recursos desde mi punto de vista personal y con todo el respeto por la música.

9. La industria musical ha enfrentado desafíos en los últimos tiempos. ¿Cómo has superado obstáculos para lograr lanzar «Liberación»?

Está claro que la industria musical ha sufrido mucho a raíz de la pandemia que sufrimos hace ya tres años. Como todo el mundo sabe, se paralizó lo que es, en mi opinión, el pilar fundamental del mundo del espectáculo que son los directos.

Sin embargo, yo todavía tengo poco o nada que ver con la industria ya que todos mis trabajos son autoeditados y no dependo de ninguna promotora, sello o agencia; es por ello que tan pronto como tuve finalizadas las grabaciones, las llevé al estudio y las publiqué sin más inconveniente.

El principal desafío que enfrento, al igual que, estoy seguro, la mayoría de artistas independientes, es la accesibilidad al público. Resulta muy complicado conseguir que te presten atención los medios tradicionales o que te abran las puertas de sus canales de difusión. No os podéis imaginar la cantidad de correos sin responder que tengo dirigidos a radios, portales de internet, prensa, salas de conciertos y organizadores de eventos. Es por ello que, de nuevo, os agradezco de corazón vuestro interés por mi proyecto.

Por otro lado, las redes sociales tienen algo maravilloso que es que todo el mundo puede abrir un perfil donde presentar su trabajo, pero esto es un arma de doble filo ya que resulta prácticamente imposible destacar entre tal infinidad de propuestas que hay a día de hoy y surgen constantemente.

Entiendo, por tanto, que pueda resultar abrumador para el público tal cantidad de ofertas, todas pidiendo su atención, y que la mayoría se decante por la oferta convencional ya asentada o, lo que considero realmente trágico, las bandas tributo, frente a la posibilidad de descubrir nuevos artistas.

10. Finalmente, ¿qué mensaje o sensación esperas que tus fans se lleven después de sumergirse en las canciones de «Liberación»?

La palabra “fan” creo que aún me queda grande, pero si algo quiero que se lleve la gente que decida escuchar mi trabajo es fuerza, esperanza y encontrar esta vida como un camino ilusionante en el que, aunque nos caigamos, debemos ponernos de pie, aprender de ello y en el que lo más importante es apreciar nuestra propia realidad. Muchas gracias por vuestra atención, salud, amor y nos vemos en los escenarios.

Contratación
jorgeroyoficial@gmail.com