Reseña por Manuel López para EMDT

La Banda de Peter Pan vienen de Extremadura, concretamente de Torrejoncillo (provincia de Cáceres). Diríamos que se trata de una banda al uso sino fuera por una de sus peculiaridades: su batería sólo tiene diez años, frente a los cuarenta que ronda del resto de integrantes. Edades a parte, como todos los comienzos estos están cargados de dificultades e ilusión. Y es en el balance de estos donde obtenemos la receta de un buen arranque. A comienzos de este año lanzaron su primer disco: Con el alma de un niño. Un trabajo artesanal que fue financiado gracias a la venta de merchandising. Al mismo tiempo, cuentan con el apoyo de la discográfica Rock Cd. Un seguro contrastado.

Damos el play y encontramos un disco alegre y desenfadado en cada uno de sus cortes. Su primer tema, Donde las dan las toman, es toda una declaración de intenciones de lo que vamos a encontrar durante las diez canciones que forman este trabajo. Una letra sencilla y un tono positivista marcan la pauta. ‘Y un día de pronto apareció Peter Pan’ reza este primer tema. Una bonita manera de abrir el disco.

Seguimos con Lola y Tu despedida, y estas nos confirman que los vientos son un obligado para este grupo. Presencia total en todos los temas del disco. Majestuosos e imponentes se alzan sobre las canciones elevándolas exponencialmente. Todo un acierto, ya que mejoran cada tema hasta puntos donde solo ellos consiguen llegar.

Engancha, puedo decir que tras unas cuantas escuchas es un disco que te va pidiendo más y más. Te insufla alegría y ganas a ritmo de trompeta y saxo como si nos encontráramos en una de esas fiestas de verano con la charanga del pueblo al fondo. Toda una gozada. La primavera, por tanto, es fiel referente a la idiosincracia de la que estamos hablando. Todos hemos vivido esos momentos, y volvemos a ellos de cuando en cuando con la intención de nunca olvidarlos.

Saltando a los textos, estos son alegres y divertidos, a veces con tintes nostálgicos, pero en su mayoría cantándole al amor y a la mejor versión del mismo. Sin olvidar el compadreo, el jolgorio y los versos de barra. Eso nunca. Así llegamos a Arrepentida de mis besos, una de mis favoritas, del cual rescato: ‘yo no puedo imaginarme un niño sin su fiesta de cumpleaños / yo no puedo imaginar un abrazo lejos de tu corazón’. Y vuelven, una y otra vez, la trompeta y el saxo que irrumpen sin tregua en cada interludio. Sin duda, comportan el alma de esta banda extremeña que viene a alegrarnos el rato en cada escucha.

Ante todo, y frente a nosotros, una vez llegamos a Leo, Bruja y En algún sitio algún día (sexto , octavo y noveno track respectivamente) podemos afirmar que este disco es rock. Aunque a veces podemos dejarnos confundir con aires de rumba. Las guitarras toman el peso y las riendas de las canciones, encajando con soltura riffs de altura como solución a la ecuación de la electricidad. Aquí apreciamos que la grabación de este CD ha sido un trabajo preocupado y rematado con pasión y oficio. Un buen músico nunca deja desatendida ninguna de sus canciones.

Finalmente, agarramos el final como nos hemos bebido este disco: buena vibra, ganas, disfrute y un baile que no puede no contagiarse. No dejes para mañana sintetiza lo que ha venido ocurriendo en las nueve canciones anteriores. Pueden sentirse orgullosos, han dado a luz a una primera obra que apuesta y aporta, y sobre todo: nos alegra a doler. Ojalá y sólo sea el principio. Extremadura y la música merecen que sus canciones sigan sonando. Todas las suertes.

Contratación
miguelitotrompeta7@gmail.com

DESCARGAR DISCO